Ibermúsica pone un brillante cierre a su temporada con las mejores sinfonías de Chaikovski
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Noticias de deportes, sociedad, economía, cultura, ciencia y tecnología en <strong>Vélez-Málaga</strong> Vélez-Málaga

Ibermúsica pone un brillante cierre a su temporada con las mejores sinfonías de Chaikovski

La Sexta el martes 4 de junio y la Quinta al día siguiente en el Auditorio Nacional de Música

Ibermúsica pone un brillante cierre a su temporada con las mejores sinfonías de Chaikovski
jueves, 30 de mayo de 2024

Ibermúsica echa el cierre a su brillante temporada 2023/24 con dos de las mejores sinfonías del genial Piotr Ilich Chaikovski en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. El martes 4 de junio, una de las agrupaciones más aclamadas de Estados Unidos: la Dallas Symphony Orchestra con la dirección de su titular Fabio Luisi, ofrecerán la Sinfonía número 6 “Patética” de Chaikovski y el día siguiente, miércoles 5 será el turno de la célebre Sinfonía núm. 5. Como complemento de lujo del día 4 se interpretará también el "Concierto para violín y orquesta op. 64" de Mendelssohn en manos del multipremiado canadiense James Ehnes, que se ha consolidado como uno de los violinistas más solicitados del escenario internacional, dotado de una rara combinación de impresionante virtuosismo, lirismo sereno y una musicalidad inquebrantable.

El día 5 acompañarán a la Quinta de Chaikovski la pieza orquestal "What keeps me awake" de Angelica Negrón y, junto al barítono Thomas Hampson, ofrecerán las "Cuatro canciones de Walt Whitman" de Weill, basadas en los poemas patrióticos del autor estadounidense.

Su última sinfonía

La Sexta Sinfonía de Chaikovski es una de las mejores piezas jamás escritas. También fue su obra póstuma; apenas nueve días después de dirigir la primera representación de esta sinfonía épica, Tchaikovsky moría en San Petersburgo el 6 de noviembre de 1893, al parecer de cólera en un agua contaminada que bebió, al parecer como una forma de suicidio por depresión, aunque nada está demostrado. El compositor luchó contra la depresión durante toda su vida, pero aunque la Sexta Sinfonía es una pieza musical sombría y terriblemente triste, Tchaikovsky se mostró inusualmente alegre mientras la escribía: “Estoy muy satisfecho con su contenido, pero no tanto con la orquestación –escribía– ciertamente la considero la mejor y especialmente la más sincera de todas mis obras.” Sin embargo, durante los ensayos, el compositor se sintió desconcertado por los músicos de la orquesta que veían la obra con frialdad. Pero la acogida del público fue muy cálida. Después del estreno logró hacer correcciones y la sinfonía todavía se interpreta hoy con estos últimos arreglos.

Los cuatro movimientos de la sinfonía van en contra de la tendencia de las sinfonías románticas de la época. Comienzan en un tono menor, la convención decía que la sinfonía debía pasar de la oscuridad a la luz; terminando en un tono mayor. Pero el viaje musical de Chaikovsky de oscuridad en oscuridad muestra su sombría desesperación al permanecer obstinadamente donde comenzó.

Completa este magnífico concierto una obra maestra romántica, y uno de los mejores conciertos jamás escritos para violín que el autor pensó en hacer con cierta rapidez, tal como escribió el 1838 a su viejo amigo y colaborador Ferdinand David: “Me gustaría escribirte un concierto para violín el próximo invierno. Me pasa por la cabeza uno en mi menor cuyo comienzo no me deja en paz”. Pero tendrían que pasar seis años, cuando por fin encontró tiempo e inspiración en medio de su apretada agenda de conciertos para completarlo. Y finalmente lo estrenó en Leipzig el 13 de marzo de 1845. Compuesto en el apogeo de la brillante carrera de Mendelssohn, el concierto se convirtió instantáneamente en un clásico y sigue siendo una de las piedras angulares del repertorio.

Un año de genialidades

La Quinta Sinfonía de Chaikovsky , una de sus sinfonías más queridas se estrenó en 1888 que muchos consideran el Año Dorado de la música clásica. Fue en este año que Antonin Dvorak compuso, lanzó y estrenó su renombrada Novena Sinfonía del Nuevo Mundo, que desarrolló un seguimiento cultural similar al de la Novena Sinfonía de Beethoven. Edvard Grieg lanzó su siempre popular Peer Gynt Suite No. 1 , Erik Satie publicó sus controvertidos Tríos Gymnopedies y Gustav Mahler lanzó su extensa Primera Sinfonía.

Como en esa época ocurría con algunos estrenos, lamentablemente, la reacción a la Sinfonía n.º 5 de cuatro movimientos fue, en el mejor de los casos, silenciosa. Chaikovsky se sintió increíblemente abatido, llegando incluso a distanciarse del trabajo durante bastante tiempo. Después de su muerte, sin embargo, la obra ganó popularidad, y tanto el público como los críticos reconocieron la gran habilidad de Chaikovsky como orquestador y su poderosa evocación de la idea del destino a lo largo de la sinfonía. Hoy en día, es una de sus creaciones a gran escala más queridas.

Si bien en ese momento su sinfonía obtuvo seguidores de amor y odio, algunos años después la escasa aprobación del público finalmente superó la negatividad. Durante la Segunda Guerra Mundial, los funcionarios de la ciudad de Leningrado ordenaron que su Quinta Sinfonía fuera tocada por la propia Orquesta Sinfónica de la Radio de la ciudad en un esfuerzo por mantener la paz dentro del temor preocupado de la población de ser invadida por el horrible asedio alemán. A pesar de los fuertes bombardeos, la historia cuenta que la orquesta nunca aflojó durante el segundo movimiento.

Acompañan a la Quinta Sinfonía, “Cuatro canciones de Walt Whitman” de Kurt Weil! que puso música en 1942, pocas semanas después del ataque japonés a Pearl Harbor, Weill, a tres obras del gran poeta estadounidense Walt Whitman. Cinco años después, completó la serie añadiendo una cuarta canción. Originalmente para voz y piano, fueron posteriormente adaptados para voz y orquesta. La parte de piano cuidadosamente diseñada de los originales y la fina sensibilidad con la que Weill transformó las complejas estructuras de la poesía en música proporcionan evidencia de su formación en la tradición de la canción europea. Al mismo tiempo, empleó un

54 años de buena música

Ibermúsica fue fundada por Alfonso Aijón en 1970, quien se propuso traer a España las mejores agrupaciones sinfónicas del mundo. Desde entonces Ibermúsica, ha evolucionado en concordancia con los tiempos conservando la calidad artística, el rigor y la pasión por el arte y la música. La institución ha trabajado durante 54 años y la relación de artistas que han debutado en España de la mano de Ibermúsica es enorme, gracias a la profesionalidad que ha sido consigna de esta casa. Asimismo, gracias a Ibermúsica se han estrenado en España numerosas obras de compositores tan relevantes como Stravinsky o Shostakovich. De la mano de Llorenç Caballero, actual Director General de la compañía, Ibermúsica sigue apostando por traer a nuestro país la mejor música con los mejores directores, solistas y orquestas del mundo en Madrid.

Quienes estén interesados en adquirir localidades, aún hay disponibles en: www.entradasinaem.es; tel.: 902 22 49 49 o directamente en las taquillas del Auditorio Nacional de Música.

Sigue a Ibermúsica en: www.ibermusica.es, en Facebook y en Twitter... y hazte AMIGO a través de su página web.

Colaboran:DIPUTACIÓN DE MALAGAJunta de AndaluciaAyutamiento de Vélez MálagaAyutamiento de Rincón de la VictoriaAyutamiento de Nerja
PORTALES DE LA RED PORTALDETUCIUDAD.com
Condiciones de uso - Política de privacidad - Política de cookies